Ir a: [ contacto ] [ libros ] [ inéditos ] [ crónicas ] [ blogs ]
Libros publicados: [ lit. infantil ] [ lit. juvenil ] [ poemarios ] [ licitaciones ]

¿Hay alguien allí?

Alfaguara, serie roja, Lima-2010, 278pp.

INGRESE A ESTE ENLACE SI DESEA ADQUIRIR: HAY ALGUIEN ALLI, Alfaguara, Lima-2010


Si desea adquirir
"¿Hay alguien allí",
ingrese al siguiente enlace: WWW.PERUBOOKSTORE.COM

NOTA DE LOS EDITORES

El objetivo de la presente investigación fue tener un acercamiento, una vista "de primera mano" del comportamiento de los jóvenes en lo que se ha dado en llamar "el mundo de la web 2.0". El propósito fue observar las actitudes de los adolescentes a la hora de enfrentarse al universo virtual.

El uso cada vez más extendido de las computadoras personales ha convertido en una realidad cotidiana la tan mentada "aldea global" de la que hablaba McLuhan hace ya muchas décadas. Hoy en día, personas que viven en las antípodas pueden comunicarse de manera inmediata, ya sea a través de los programas de mensajería instantánea o por medio de la infinidad de lugares ("páginas") que desarrollan inmensas redes sociales. Si a esto le sumamos la experiencia "1:1" (también conocida como "una computadora portátil por alumno" o one to one por su nombre en inglés) que ya tiene más de dos décadas en los países desarrollados y que cada vez es más común en todo el mundo, podremos darnos cuenta de la relevancia que el uso de estas máquinas tiene.

Así como para nosotros lo fueron el teléfono o la televisión, para la generación actual las computadoras son parte de sus vidas. No son, como algunos suponen, aparatos que pueden o no ser utilizados, al contrario, son indispensables para los adolescentes que han estado en contacto con ellos desde su nacimiento. Porque los juegos en el parque fueron reemplazados por las competencias electrónicas y los grupos de chicos que se reunían a tomar una bebida en la bodega de la esquina se juntan ahora en el espacio virtual de los chats. Las computadoras portátiles, conectadas por la tecnología inalámbrica, van con los jóvenes a todas partes, a la ahora silenciosa mesa del restaurante, al paseo sordomudo del fin de semana y hasta a la privacidad cada vez más invadida de los baños.

¿De qué manera las computadoras ha afectado -positiva o negativamente- la capacidad de los adolescentes para comunicarse? ¿De qué forma el llamado "mundo virtual" determina el tipo de comunicación en el "mundo real"? ¿Lo que sucede en la máquina "se queda en la máquina" o trasciende a la vida cotidiana? ¿Cómo ha evolucionado el concepto de "amistad"? ¿Un "amigo" en redes sociales lo es necesariamente en la realidad? ¿Existe una ambivalencia en el comportamiento "para Internet" y el comportamiento "para la vida de verdad"? ¿Las mismas ideas, historias y propuestas que un joven hace públicas en la red pudiera exponerlas, con la misma libertad o desfachatez o descaro, en un auditorio, frente a un público que puede, si quiere, interrumpirlo, criticarlo, apoyarlo o agredirlo con real inmediatez y sin la intermediación de la pantalla?

Todo esto nos llevó a contactarnos con un escritor especializado en textos para adolescentes al que le ofrecimos la oportunidad de convertirse en un investigador de las redes sociales virtuales o, para determinar con más claridad su trabajo, en un observador y compilador de los comportamientos juveniles en la red. Nos decidimos por un narrador ligado a la juventud a través de sus textos, por cuanto podría, con menor dificultad, copiar el lenguaje de los adolescentes y entendería con mayor facilidad -mejor que un adulto absorbido por el mundo de los mayores- las actitudes de quienes interactuaran con él. Convencerlo no fue sencillo, al principio objetó, no sin razón, que el trabajo corría el peligro de convertirse en un sencillo acto de voyeurismo. Nuestro argumento central a favor del proyecto fue que era necesario, precisamente, conocer qué sucedía en esos espacios donde los jóvenes se hallaban actualmente atrincherados (probablemente debido a nuestra propia responsabilidad) generando preocupación e incertidumbre en padres y maestros, quienes se sienten imposibilitados de acceder a esas zonas vedadas en las que temen que los muchachos y muchachas se estén exponiendo, sin saberlo, a una serie de peligros.

"Desmitificar la red" fue una idea que empezó a tomar cuerpo en las reuniones que con el escritor sostuvimos y, poco a poco, llegamos al acuerdo de realizar la investigación poniendo especial cuidado en proteger a los que involuntariamente, al menos al principio, participaran de la muestra. Una vez escogido el método de trabajo, el escritor (convertido ahora en "el investigador") y un comité especial de esta casa editorial establecieron reuniones periódicas a fin de hacer realidad el proyecto y discutir y comentar los avances, primero de las estrategias de acercamiento y, luego, de la selección de los textos.

Una de las cuestiones que más le interesó al investigador fue el hecho expresado por muchos padres de familia de la "pérdida" de sus hijos "por culpa de las computadoras". A una de las tantas sesiones de trabajo trajo un artículo, publicado unas semanas antes por un reputado educador universitario, en el cual el profesor y autor del texto se mostraba opuesto al desarrollo del programa "1:1" y argumentaba que la máquina que utilizaba su hija adolescente había "invadido la casa" y que, con la excusa de las tareas escolares, la joven permanecía "muchas horas encerrada en su habitación" sin comunicarse con sus padres o con sus hermanos. En contraparte, uno de los comentarios dejados en la página web del diario en el que se publicó el artículo, criticaba la falta de autoridad paterna y pedía que no se le cargara a la tecnología la incapacidad de los padres para limitar las actividades de sus hijos. Otro comentario, realizado por una mamá, medió, argumentando que era verdad que ahora sus hijos estaban más tiempo frente a la máquina pero que, paradójicamente, su comunicación con ellos había aumentado "gracias al chat".

Ante este panorama, el investigador se preguntó si los problemas de comunicación familiar habían nacido (o incrementado) a raíz del uso extendido de la tecnología o si, por el contrario, las computadoras solo venían a reemplazar otros medios que los jóvenes han utilizado desde siempre para evadirse de una realidad familiar que no les es cómoda ("me juzgan"), agradable ("me molestan") o atractiva ("me aburren"). Es decir, ¿el uso de las computadoras ha roto la comunicación entre padres e hijos o los jóvenes han suplido sus carencias comunicativas a través de la red?

Esperamos que la presente investigación sirva de referencia para futuros análisis y sea, sobre todo, un testimonio de primera mano sobre los alcances, límites, virtudes, defectos, seguridad y riesgos del uso de las computadoras.

A continuación, el informe final del investigador y el material recabado por él, que ponemos a disposición de padres, maestros y de los mismos alumnos para que, esa es nuestra esperanza, pueda originarse un debate franco y libre que aporte nuevos elementos en el juicio que las sociedades del presente y del futuro harán de la influencia de las computadoras en la comunicación (o incomunicación) entre los seres humanos.

Los editores