Ir a: [ virtuales ] [ impresas ] [ luciérnaga ] [ cadelpo ]


PEBdE, Número TRECE, abril 1994

La cita, JUAN RULFO "Pedro Páramo"
ATENCION
Elizabeth Ghiorzo Barrios (Lima, 1957)
A QUE HAS VENIDO?
HUIR
OTROS TIEMPOS
José Luis Mejía (Lima, 1969)
TE DIJE
CONOCERTE






La Media Luna estaba sola, en silencio. Se caminaba con los pies descalzos; se hablaba en voz baja. Enterraron a Susana San Juan y pocos en Comala se enteraron. Allá había feria. Se jugaba a los gallos, se oía música; los gritos de los borrachos y de las loterías. Hasta acá llegaba la luz del pueblo, que parecía una aureola sobre el cielo gris. Porque fueron días grises, tristes para la Media Luna. Don Pedro no hablaba. No salía de su cuarto. Juró vengarse de Comala: -Me cruzaré de brazos y Comala se morirá de hambre. Y así lo hizo.

JUAN RULFO "Pedro Páramo"
Volver al índice







ATENCION

A veces la vida nos pone pruebas muy duras, nos lleva hasta el borde, hasta el límite, es allí donde mostramos si tenemos o no el temple suficiente, si es buena nuestra madera, si nuestros acero se forjó como es debido. Nuestros proyectos muchas veces se ven frustados por las circunstancias, algo o alguien viene a alterar el camino trazado, viene a desviar nuestro sendero. ¿Por qué pasan las cosas? ¡Quién sabe...! Somos muy dados a darle nombres a nuestro descuido, unos le llaman azar, otros destino. Lo cierto es que enfrentados a un imponderable sólo nos queda dejarnos vencer o superarlo...

Asi que a quien le venga a pelo que comprenda... es tiempo de mostrarse decidido, es tiempo de probarse la entereza...

Volver al índice







Elizabeth Ghiorzo Barrios (Lima, 1957)

Estudió en el colegio Elvira García y García, realizó estudios de Contabilidad y actualmente se desempeña como Secretaria Ejecutiva en la Oficina de Extensión Cultural de la Universidad Peruana Cayetano Heredia. Su afición a la poesía le viene desde que tenía 18 años y en 1993 obtuvo una mención honrosa en los Juegos Florales de la Universidad Cayetano. Toda su poesía es inédita.

A QUE HAS VENIDO?

Me encontraste caída y sin fuerzas
como una flor marchita
a qué has venido?
por qué quieres recojerme ahora
que soy sólo ocaso en tu vida?

Supiste hacAerme tuya
e hiciste crecer mis ilusiones
que ya estaban perdidas
a qué has venido?
si te convertiste en asesino
de mis sueños y ladrón de mis miradas.

Tanto mirar por tus ojos,
tanto desgarrar mi alma
a qué has venido?
si ya no puedes resucitar mi alma
si mi corazón está hecho pedazos
y de mi amor no queda nada...


HUIR

Si pudiera huir de tu mirada
esos ojos negros que me atrapan...
si pudiera huir de tus pensamientos
que me siguen y me acosan sin cesar...
si pudiera huir de tus labios ardientes
que aun me queman en la piel...
si pudiera huir de todo tu ser
volvería a ser libre al fin.


OTROS TIEMPOS

¡Tenemos que celebrar!
hace cuántos besos, cuántos suspiros
que no se juntan nuestros cuerpos
pasaron navidad, año nuevo y otros
grandes acontecimientos
raudos y tristes
por qué no pudieron encontrarse con nosotros?

Tal vez la distancia, el tiempo
así sucede cuando nos volvemos
importantes
cuando el país y las reuniones
candentes nos atrapan.

Lástima, nunca dejaré de
ser pequeño
ni de soñar bajo la aurora
ni recordar
los buenos tiempos
en que por lo menos
creo en mí pensabas.

Ya no hay tiempo para eso
es que acaso
nuestra amistad
por ello acaba?
o esperar
esperar
esperar
a qué esperar?
si ya no hay lugar en tu agenda
ni en tu vida
ni en tus sueños.

En estos momentos
que necesito tu presencia,
que necesito tu palabra
tengo que limitarme a
recordar
otros tiempos
que ya nunca volverán...

Volver al índice







José Luis Mejía (Lima, 1969)


TE DIJE a Claudia Te dije que era bueno que te cuides que todo lo que es mío me detesta te dije que en la apuesta ibas perdiendo te dije sonriendo que te apartes que el arte nunca -nunca- viene solo que el lobo esta escondido entre sus letras que todo lo que intentas es en vano que nunca seré hermano -que soy hombre- que tengo entre mis nombres la desdicha la rabia acumulada -el desencanto- te dije que mi canto es venenoso te dije que malogro lo que toco te dije que estoy loco y que -lo que es peor- estoy herido te dije que yo nunca me despido cuando voy de regreso a la caverna te dije que gobiernan mis instintos sobre mis sabios -torpes- pensamientos te dije que yo miento en la mirada que nunca me explorases que nunca te internases temeraria en los pantanos de mi laberinto te dije que estoy rudo -soy distinto- que entre todos me siento diferente que soy irreverente -irrefrenable- que soy filo de sable si me empeño que mantengo mis sueños a distancia que detesto el aroma de las rosas tan sólo porque nunca fueron mías te dije que jamás mi poesía se va a callar las cosas que presiento te dije que soy viento que estoy huracanado y tormentoso te dije sobretodo que el reposo es algo inconcebible para mí te dije que pensaras más en ti y que destruyo todo lo que rozo te dije que al final -al fin- Reinoso la vida se nos cobra lo vivido te dije que la trampa se ha escondido que soy tremendamente peligroso te dije que he aprendido que la carne es una mezcla de vinagre y lodo te dije que es inútil si lloramos te dije que al final estamos solos... CONOCERTE Inventar un pecado tentar el intentar un imposible hacerse invisible al mundo que no debe saber lo que es tan cierto repoblar el desierto con palmeras gigantes llenarlo de decenas de perros labradores de labradores blancos y elegantes que pasteen manadas de alegría de esperanza manadas de imposibles y armonías tender una emboscada a la tristeza a la curtida soledad del alma hacer una mansión donde no quepan las podridas angustias de la infancia las penas el dolor ni la vergüenza ni la fragancia artera de la nada seducir a la vida con un gesto y a la suerte ponerla a nuestro lado encender una vela y conducirla sin apagarse por el viento airado coger entre los dedos las formas angustiosas de tu mente asesinar a dios quemar el cielo conocerte.

Volver al índice