Ir a: [ virtuales ] [ impresas ] [ luciérnaga ] [ cadelpo ]


PEBdE, Número VEINTICUATRO, abril 1995

La cita, PABLO NERUDA "Farewell"
ATENCION
José Luis Mejía (Lima, 1969)
COMO
MAS ALLA
EXISTEN
EN LA PLAYA
ARENA FLOR Y MAR...





Amo el amor de los marineros,
que besan y se van.
Dejan una promesa.
No vuelven nunca más...

PABLO NERUDA
"Farewell"

Volver al índice







ATENCION

Eternos buscadores, los poetas... O eternos inconformes... No faltará quien diga que son, sencillamente, unos pobres sujetos inestables atados a sus bruscas emociones...

El artista está más cerca a la totalidad que nadie, por eso no es virtuoso, ni tiene que ser bueno (para eso están los santos). El poeta siente el mundo que le rodea y trata de transmitir ese sentir en sus composiciones; por eso, tanto puede hablar de amor como de cólera, de justica como de venganza, de dios como del diablo (para que todos entiendan...).

Alguien dirá que sostenemos que basta con decirse poeta para tener la potestad de hacer y deshacer todas las cosas, no lo creemos, si algo debe exigírsele al que pretenda ser considerado artista (sea cual fuere el arte que profese), es la honestidad... y no es sencillo hallarla en abundancia.

Así las cosas, no nos detendremos para pedir excusas por ser quienes somos, ni por hacer lo que hacemos. Cada alto en el camino será para mostrar nuestras verdades, ácidas, arbitrarias, incompletas, pero que dicen de lo que sentimos, sin doble voluntad, ni vaguedades...

Amigos hay muy pocos, hay muchas amistades, saber reconocer la diferencia, ya es un paso adelante...

Volver al índice






José Luis Mejia (Lima, 1969)



Cómo más allá existen en la playa arena flor y mar...



«-Todos llegan de noche,
todos se van de día.
El amor es tan sólo una posada
en mitad del camino de la vida...»

JOSE SANTOS CHOCANO
«La Canción del Camino»



Cómo

Cómo iba a saber
que era tan cierto
que estaban
con su aliento
al lado mío
si nunca
creció el río
en el desierto
si dentro del vacío
nada existe
si las frases
estaban
enredadas
si en plena carcajada
se callaron
si hablaron
con secretos
si fue
tan indiscreto
este paisaje
si todos los mensajes
estuvieron cifrados
de antemano
cómo saber
que andaba
por el rumbo
que lleva
-como siempre-
a lo improbable
que el verso
más amable
podía ser tomado
de mil formas
que las normas
varían
con los años
que por no ser engaño
empapelé
de lodo
la inocencia
que en toda
mi impaciencia
para gritarle al mundo
mis afectos
olvidé lo imperfecto
de los hombres
olvidé que los nombres
se maltratan
que por más
que combata
los presagios
siempre tendrán
los sabios
la ventaja
(y cómo
por querer
se pueden cometer
tantos errores...
será como los buitres
que por tomar
su canto
terminan devorando
ruiseñores...)
a pesar de la culpa
no existen
los culpables
existen los que olvidan
la advertencia
y olvidan las razones
de la sangre
y el miedo de escuchar
la frase cierta
y la pena
que labran
las verdades
cómo pudieran
comprender
que estuve
buscando un claro
más allá del beso
que en el inmenso
espacio
de mi barro
ellas tuvieron
un lugar
y un peso
que en el rigor
intenso
del verano
ellas fueron la brisa
de aire fresco
el gesto
y el instante
y el sentido
el paso hacia adelante
y el misterio
ellas fueron oídos
que a mis voces
dijeron sus secretos...

Volver al índice






Más allá No hay nada más allá (tan sólo el remolino y el viento de la muerte) no esperes una mano están todas resecas abiertas de tanto estar tendidas no hay nadie que te ayude ni gestos ni sonrisas la prisa ha capturado a casi todos y el siempre terminó con los restantes no sigas adelante no hay nada más allá -te lo repito- son muchos los que han muerto persiguiendo el mito de la gloria -la historia sin historia- apestan los rincones allí se ha atrincherado la desgracia allá la magia pierde su sentido allí quedan podridos los empeños no sigas el señuelo del vacío sus ríos sólo llevan hasta el fango -cuidado con tus pasos- de tanto caminar ya te has perdido en la primera huella en esta estrella gris y en este ocaso esperas lo imposible y en la espera malgastas lo sencillo: -el pájaro que canta en la mañana -la mano simple y llana del amigo -el verde retoñar de cada rama -el beso y el abrazo y el suspiro. Regresa de una vez. No hay nada más allá. Te lo repito.

Volver al índice






Existen Sospecho que en plena primavera perdiste los motivos que una tarde cualquiera rozaste la locura que las duras y torpes condiciones te quebraron (pero sobreviviste) que le diste mensajes que su amor -tatuado de rutina- no entendía que sólo te quería por tomarte para robarte toda con un beso que el peso de tus muchas inquietudes lo redujo lo puso en su tamaño verdadero en su rincón preciso y en su espacio (donde nada en común tiene contigo) no pudo ser tu amigo y todo lo demás perdió importancia marcadas las distancias retomaste el sendero la tentación las ganas de arrojarse las ganas de largarse de este sitio y el grito te salió del mismo centro del agujero negro de la infancia (y nadie te salvó) y así te diste cuenta que nadie va a correr por tu camino que nadie puede remontar tu vuelo que por más que lo pidas no vendrá de regreso para llevarte arriba o más arriba a un cielo que no es cielo (y nadie te salvó) y te inventaste plumas para el aire y batiste las alas y saltaste -tentando el intentar volar más alto- y a punto de llegar te demostraron que duele que no puedes huir de tus fantasmas que pronto va a estallar toda tu angustia tu loca soledad tu sola nada estás desesperada y cómo sueñas con quedar vacía con que pasen los días y el invierno te permita amasar tu luz tan blanca te viste en la barranca y llegaste a un acuerdo con tu vida: «estoy pero no estoy me voy pero me quedo quizás un día encuentre los motivos y pueda interpretar este sendero y pueda comprender este camino...» y estando sin estar llegaron los demonios llenaron tus estancias con sus voces con sus ojos que brillan en la noche como estrellas de fuego que iluminan la presa para los cazadores (y en medio del tumulto alguien te juró que un dios te guarda que en las podridas calles de este mundo los ángeles existen y pelean y llevan salvación a los heridos y traen contra los ruidos de la muerte los cantos del mañana) «hay ángeles -insiste el que aconseja- que no los puedas ver no es importante hay ángeles y tienen en sus fuerzas la luz el entusiasmo y el coraje...» pero viste también que hay impostores (que seducen con mágicas miradas) vencidos que sonríen y quieren sumergirte en su desgracia... entonces -con el último sueño- te inventaste arcángeles vestidos de imposible fugaces invisibles hermosos de hermosura inconsistente lejanos irreales -los ángeles prohibidos que en el fondo no quieren acercarse- (ángeles cobardes son ángeles caídos son demonios son cantos de sirena a tus oídos) en medio de las ruinas los ángeles existen y pelean y están y nos cobijan y nos hablan y tienen manos para asirnos de ellas y tienen salvación en la mirada y tienen labios para darte un beso de vida de ilusión y de esperanza los ángeles existen están entre tus penas y la nada los ángeles existen son de huesos sonríen y te aguardan.

Volver al índice






En la playa Sandra y Andrea juegan en la playa y hacen castillos de agua con arena y sienten el oleaje a sus espaldas y sienten el vaivén de la marea descalzas en la orilla me encontraron y mezclaron sus huellas con mis ansias y llegaron los vientos del pasado a mis olas inmensas y gastadas las dos me devolvieron a los días del trueno del relámpago y la trampa de la vieja y ritual melancolía del canto sin canción y sin guitarra Sandra en palabras puso más palabras Andrea hiló palabras con silencios Sandra ha encendido las antiguas llamas Andrea ha reavivado los misterios Sandra me entiende todas las metáforas las tiendas los ovillos los muñecos las langostas la mar y las pisadas y el bosque de los cedros y Gepetto Andrea entiende todas mis miradas mi no mirar mi estarme distraído mis frases casi nunca terminadas mis repentinas ráfagas de olvido Sandra en sus ojos habla con idiomas perdidos en las páginas del tiempo que dicen maravillas que se ignoran que las puedo sentir y que no entiendo Andrea habla en sus ojos lenguas vivas que gritan que se enredan y blasfeman palabras que se entienden que salpican sangre arrogancia lágrimas y penas Sandra vive con miedo de sus monstruos y me construye excusas y barreras no quiere conocer qué hay en el fondo y quisiera escapar de la marea Andrea tiene monstruos y sin miedo les pide compañía y les conversa me regala la ruta de su infierno y aunque la mar se encrespa sí se queda Sandra tiene intenciones de salvarse de sonreír al mundo y sus miserias de cabalgar en lomos del coraje de descubrir las flores tras la puerta Andrea está perdida de antemano en la propia prisión de su grandeza y quiere caminar de charco en charco entre flores marchitas y deshechas Sandra es vida tentada por la muerte Andrea es muerte que nació entre vidas Sandra en el fondo busca una saliente Andrea sabe que ya no hay salida Sandra le teme al paso de mis años a todo lo vivido a mi experiencia a mi poder oculto a mis engaños a mis dioses paganos y a mi ciencia Andrea quiere el peso de mis años mis ángeles mi vida mis miserias mis noches mis demonios mis pecados mi instante de virtud y mis leyendas Sandra me quiere de timón y nave de salvavidas de guardián y cielo Andrea me requiere de vendaje de aliado en la pelea y de consuelo para Sandra soy viejo sacerdote que la puede iniciar en el camino y para Andrea soy la antigua torre que le señala el valle perseguido ambas ignoran que soy hombre y cuerpo que soy pasión y penas y latidos que cedo a tentaciones y deseos que soy humano en todos los sentidos ambas ignoran que también soy miedo y arenas y desiertos y ansiedades y rabias y alegrías y tormentos y mentiras y dudas y verdades ¿alguna habrá pensado en mis tristezas? ¿a alguna le interesa mi sendero? ¿alguna tiene ganas de internarse en mi camino absurdo y verdadero...? se acaban los momentos y es momento de hablar -sólo por hoy- con la verdad están a punto de lanzarse al viento pero este viento no aprendió a volar no soy el salvador soy el perdido pero nunca dejé de caminar y paso a paso me he sobrevivido y gota a gota construí este mar soy noche pero tengo mis estrellas mi luna que no deja de brillar mis chispas que son pocas pero bellas mis fuerzas y mis ganas de avanzar quien quiera andar conmigo que se arriesgue que deje todo y vuelva a comenzar que se embarre en mi lodo que se enrede en mi bien en mi nada y en mi mal... Sandra y Andrea juegan en la playa y el mar besa sus pies y busca más probablemente cuando el mar se atreva se vayan a otras playas a jugar.

Volver al índice






Arena flor y mar... El mar junto a la arena la arena junto al mar se tocan y se alejan se vienen y se van en la arena un volcán y el volcán en la flor y una voz de cristal y otra voz de carbón en la arena hay sabor a salada humedad en la flor hay temor a las aguas con sal la flor es el amar el mar es el amor la arena es el pensar pensar en mar y flor la arena es el «por qué» la flor es el «quizás» el mar es el «no sé» los tres ya no son más... Arena flor y mar muerte vida y dolor ganas -ganas- de amar ola -viento- y adiós... marzo de 1995

Volver al índice